Hablemos de… eso

1.1262881829.1_kama-sutra-statueNOTA: Esta entrada contiene lenguaje adulto. Y no me refiero a palabras responsables, con familia e hijos…

Otra NOTA: Este artículo fue publicado inicialmente en Encuentros Aleatorios, y en mi blog personal. Hoy me complace volver a rescatarla.

Hola, amigos. Aunque muchos de vosotros pensábais que este día nunca llegaría, ya está aquí. Hoy, en un blog sobre rol, un blog hecho por frikis y para frikis; para ti, hombre de músculos tensores fuertes… hoy, hablemos de sexo. En el rol, claro.

Por la red podemos encontrar otros intentos de llevar el tema al ámbito rolero, y desde CdM no podíamos ser menos, por supuesto. De modo que, en esta fría noche de invierno, poned a Alicia Keys en vuesto espotifái y dejaos seducir por este redactor barbudo y en chándal.

Sigue leyendo

Motivando a tu master


Supongamos que estás dirigiendo una campañita de cualquier juego, y te lo estás tomando en serio: traes todos los detalles por escrito, notas y puntuaciones sistémicas; además, has preparado la interpretación y aspecto físico (a través de imágenes y fotos, por ejemplo) de todos y cada uno de los PNJ’s, de los que en la partida hay casi dos docenas. Te has ocupado de preparar a cada personaje algo de trama personal, diseñándola en base a los intereses de cada jugador, y has buscado la manera de introducirlo en la partida sin que quede forzado. Incluso has preparado un par de cartas manuscritas como elemento de atrezzo in game, y te has molestado en bajar al super a comprar unas patatas antes de empezar.

Supongamos, además, que resulta que hoy, por tema de horarios, todo el mundo puede estar presente y, además, sin limite de hora, por lo que acabas teniendo que dirigir una mesa con seis jugadores en una sola sesión maratoniana de seis u ocho horas.

Supongamos además que la partida acaba más o menos bien cuando, ya agotado, te dispones a dar experiencia. A uno de los jugadores, un veterano que crees que debería haberlo hecho mejor de lo que lo ha hecho, le das un par de puntos menos que al resto, y te espeta un “pues vaya mierda”. Y aquí se acaba el feedback.

Esto, señores, es la mejor manera para NO motivar a tu master.
Sigue leyendo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...