World of Warcraft: Mists of Pandaria

wow_mists_of_pandaria_logo

Cómo pasa el tiempo. Recuerdo cuándo hice la reseña de la anterior expansión de este juego, Cataclysm, y por aquel entonces era mi primer artículo en un blog colectivo. Si este fuera mi blog personal, os contaría lo que ha cambiado mi vida desde entonces… pero creo que eso no os iba a interesar lo más mínimo, así que mejor vamos al lío.

El miércoles de la semana pasada se estrenaba la cuarta expansión del MMORPG World of Warcraft: Mists of Pandaria. Un juego que lleva en primera línea desde hace ocho años, que se dice pronto, merece que se le haga un pequeño artículo donde podamos ofrecer una visión de lo que está ocurriendo con este fenómeno que se resiste a morir.

Larga vida y prosperidad

Si tuviera que resumir World of Warcraft (a partir de ahora WoW) en una frase, sería con este título. Que un videojuego de 2004 continúe agrupando a millones de jugadores que cada mes pagan una suscripción, es todo un hito en este joven mundo. Por ello, durante todo este tiempo Blizzard Entertainment ha ido añadiendo expansiones y novedades a su juego estrella, con mayor o menor acierto, para ofrecer una experiencia de juego cada vez más amplia y capaz de fidelizar a sus clientes.

mists-of-pandaria-overview-what-you-need-to-know-about-the-new-world-of-warcraft-expansionPero nada resiste el paso del tiempo (excepto Jordi Hurtado), y en los últimos años WoW ha experimentado una notable bajada en el número de suscriptores. Razones se pueden decir muchas, y la mayoría de ellas seguramente sean falsas o carentes de todo rigor: descenso de la dificultad del juego, cambios en algunas mecánicas o partes de la temática/historia impopulares, bajada de la edad media del perfil de jugador habitual… Indudablemente, habrá quien haya dejado de jugar por estos motivos, quizá incluso bastante gente, pero de ahí a decir que la fuga masiva de usuarios sea uno de esos, va un largo trecho.

Posibles motivos

Sin ahondar demasiado en el tema, me gustaría dar mi punto de vista. Hay una pregunta muy sencilla que uno se puede hacer ante la situación de pérdida de jugadores: ¿adónde van? Si miramos los números de otros MMORPG’s, vemos la misma tendencia que los ha acompañado desde que apareció WoW. Ninguno de ellos es capaz de salir adelante, mucho menos igualar los números del juego de Blizzard, al menos en los juegos que pretenden ser el nuevo WoW. Y no importa si contamos los juegos gratuitos, como el Señor de los Anillos Online (LOTRO) o Dungeons&Dragons Online. No llegan.

256px-World_of_Warcraft_-_Mists_of_Pandaria_Box_ArtLa respuesta la debemos buscar en el mismo concepto que hizo grande a WoW: la innovación. En su momento, la idea de Warcraft era única y grandiosa. Otros habían hecho cosas parecidas antes, pero ninguno había conseguido una comunidad tan numerosa, fiel y satisfecha. Tanto era así, que la gente pagaba por usar su producto habiendo otros parecidos que eran gratuitos. Pero aquello era 2004.

¿Os acordáis de 2004? Mirad las fotos que subisteis a Facebook ese año, a ver qué os recuerda. ¿No encontráis ninguna? Claro, aún no existía. De hecho, ni siquiera Youtube existía. Y, de repente, aparecía un juego donde podías hacer amigos, hablar a diario con ellos, no importaba de dónde fueran, y jugar junto a ellos. Toda una red social, y encima jugabas. Pero claro, el mundo avanza, y aparecen las Redes Sociales con mayúsculas. Y el primer golpe de efecto: los juegos gratuitos de Facebook.

¿Sabéis cuánto dinero ganó Zynga, propietaria de Farmville o Mafia Wars? Muchos, muchísimos millones. Cierto es que, en los últimos años, han estado perdiendo dinero, pero estoy seguro de que ellos entonan un feliz “que me quiten lo bailao”. Por cierto, que la historia de esta empresa da para un artículo o dos.

¿Sabéis cuántas descargas tuvo el videojuego para móvil Angry Birds Space en sus tres primeros días de lanzamiento? Diez millones. Vale, sí, es un juego que, en Android es gratuito y en iOS cuesta 0,79€. Bien, multiplicad. Y pensad en los beneficios por publicidad.

Ya podéis ver un poco por dónde van los tiros. En mi opinión, World of Warcraft fue un éxito de su momento, y como todo en esta vida, debe acabar dando paso a nuevas fórmulas exitosas, que produzcan avalanchas de fans enloquecidos, y que escriban nuevas páginas en la historia del consumismo.

Aún tiene muchos amigos

Y muchos de esos amigos son fieles, y no lo dejarán en mucho tiempo. Igual que aún quedan jugadores de Diablo II, juego que durante unos diez años también ocupó las horas de millones de freaks. Aún es pronto para saber cómo irán las ventas de Mists of Pandaria, que muy probablemente serán más bajas que las de Cataclysm o Wrath of the Lich King (sus anteriores expansiones), pero eso no debería ser un indicativo de que es hora de cerrar la persiana. Aún sigue teniendo millones de suscriptores, tratándose de un juego gráficamente limitado por su antigüedad (uno de los mayores errores de las grandes empresas de videojuegos es pensar que a mejores gráficos, mejores ventas), con una dificultad de juego baja y una trama interna que poco más puede dar de sí. Si, a pesar de todo esto, sigue teniendo entre sus filas a personas que siguen jugando desde 2004 (entre las que me incluyo), es un síntoma de que están haciendo algo bien, a pesar de las muchas quejas que pueden leerse en foros u otras comunidades. De esos habrá siempre.

Ahora queda conocer vuestra opinión. ¿Qué os parece el fenómeno World of Warcraft?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Facebook comments:

Un pensamiento en “World of Warcraft: Mists of Pandaria

  1. ¿Pero la expansión está chula? Es que a mi lo de los pandas no me convences, pero estoy oyendo buenas críticas y después de 2 años sin jugar puede ser una opción buena para reengancharme. Además si lo compro en ojgames hacen descuento gracias a memimo http://bit.ly/ojg3ojg, y me ahorro gastos de envío.
    Carla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>