Diario de Diseño

svalbard-logo_thumbHoy vamos a continuar hablando de Svalbard, el juego de rol que estamos desarrollando en nuestro laboratorio rolero. Vamos a meternos un poco más en el juego, y vamos a hablar de uno de los arquetipos con los que los jugadores podrán vivir sus aventuras en las Islas Heladas.

¿Qué son los arquetipos?

Para empezar, vamos a hablar un poco sobre el concepto de los arquetipos, aunque con poca experiencia que tengáis con los juegos de rol, poca explicación vais a necesitar.
Los arquetipos son los roles básicos que pueden tener los personajes de los jugadores dentro de la ambientación. Son un conjunto de características que, unidas, conforman un personaje bien diferenciado del resto de arquetipos; todos los arquetipos, juntos, forman lo que sería el menú de personajes que los jugadores pueden elegir.
En otros juegos de rol, los arquetipos pueden tener otros nombres: clases, profesiones, carreras, etcétera. Aunque, al fin y al cabo, viene a ser lo mismo, salvando las diferencias de los sistemas.
Depende del juego, los arquetipos pueden tener más o menos flexibilidad, pueden combinarse, y pueden ofrecer opciones de personalización para que los personajes que sean creados por los jugadores sean lo suficientemente diferentes unos de otros.
Svalbard no va a ser diferente en este aspecto; si bien en un primer contacto puede parecer que el sistema de creación y desarrollo de personajes está muy encorsetado, con una visión en profundidad podrá descubrirse que, en realidad, hay muchas opciones de personalización.

Los arquetipos en Svalbard

Tenemos tres arquetipos diferentes: guerrero, guía y sacerdote.
La primera pregunta que os puede venir a la cabeza es: ¿sólo?
Cuando comenzamos a desarrollar Svalbard teníamos ciertas premisas muy claras. La primera de ellas es que no queríamos hacer un D&D más, ni tampoco un juego con una creación de personajes larga y tediosa. Nuestra experiencia nos dice que el rato que se le dedica a la creación de personajes es inversamente proporcional al tiempo que pasas jugando al juego. Y sí, la creación de personajes puede ser divertida y atractiva, pero no olvidemos que no es el fin, sino un medio para empezar a jugar.
Lo primero que hemos querido eliminar son los aspectos puramente interpretativos de la creación de personajes. Los listados de preguntas sobre la familia, amigos, pasado, etcétera, que tanta pereza da a los jugadores, han pasado a un segundo plano. En su lugar, tendremos un espacio donde daremos alguna guía sobre cómo dar a conocer a su personaje al resto de la mesa de juego, pero sobre todo no queremos que rellenar una hoja de personaje sea un ejercicio de redacción innecesario para tomar contacto con el juego.
Otro aspecto importante que nos ha llevado a dejar únicamente tres arquetipos es para dar un mensaje sobre la temática del juego. A medida que los jugadores conozcan el mundo, se darán cuenta de que existen otros arquetipos que en nada se parecen a los suyos, pero sólo ellos contarán con las verdaderas capacidades heroicas: soledad y responsabilidad, dos cualidades que fomentan el carácter épico de la historia. Ya hablaremos en otra ocasión acerca de ello. Hoy vamos a conocer uno de estos tres arquetipos: el cazador.

El Cazador

En la sociedad de Svalbard existe un orden incierto, que es así debido a, sobre todo, la gran diversidad cultural que los siglos de aislamiento y retroceso tecnológico desigual han causado. Lo que en un poblado es sagrado o necesario, en otro es una incomprensible pérdida de tiempo frente a las penurias del día a día. Pero si hay algo que todos los habitantes de Svalbard tienen en una alta estima, ese es el cazador.
La mayoría de los adultos del gran archipiélago son cazadores, ya que es la caza, en su amplio sentido, la que provee de más alimento a la población. Aún en poblaciones agrícolas los cazadores son gente apreciada para mantener a raya a los depredadores o para aportar un extra de alimento que ayude al pueblo durante las Largas Noches. Por ello, los cazadores gozan de un prestigio y respeto únicos, y los mejores entre ellos son los que se convierten, a menudo, en jefes de tribu o poblados.
Los cazadores son hábiles y versátiles, conocen el salvaje ecosistema donde su comunidad vive, guardando en su memoria la localización de cuevas, madrigueras o manantiales. Su habilidad con la armas es evidente, así como su gran capacidad de trabajo en equipo.
Existen varios tipos de cazadores, y es ahí donde el sistema de juego comienza a  ofrecer oportunidades de personalización a los jugadores. Vamos a detenernos en las tres opciones básicas de este arquetipo.

El avance del Cazador

Matabestias

El Cazador Matabestias se especializa en la caza de animales salvajes con la fuerza de las armas. Es un fiero guerrero, ya sea en solitario o, más frecuentemente, en grupo. Maneja las armas con destreza, tiene amplios conocimientos sobre el comportamiento de los animales y sabe encontrar sus rastros. Los matabestias son más frecuentes en las tribus nómadas más atrasadas, que aún matan mamuts a pedradas y con lanzas de madera o con punta de piedra. Aún así, no es raro verlos protegiendo algún pueblo de alguna amenaza animal estacionaria.

Trampero

El Trampero es un experto en seguir rastros de animales, y en colocar trampas para cazarlos, evitando así el combate físico, en el que puede salir dañado. Conoce a los animales y sus hábitos, y sabe dónde poder encontrarlos. Es una evolución del matabestias, más propio de poblados sedentarios que de tribus nómadas. Muchas veces, su trabajo consiste en hacer huir a alguna bestia persistente, o al menos alejarlas de los rebaños.

Pescador

Conoce ampliamente los secretos del mar y los ríos, al igual que conoce a las criaturas que habitan en él. Sabe qué lugares son peligrosos, y sabe en qué otros lugares se puede encontrar comida abundante. Tiene nociones de navegación, y domina las técnicas de la pesca en general, desde pequeños peces hasta focas o ballenas. Son más comunes en los pueblos costeros, pero cualquier tribu o poblado que habite cerca de un río o un lago no muy helados puede contar con algún o algunos pescadores.

Seguimos trabajando

Svalbard sigue adelante, y pronto tendremos más información para ir preparando su salida. Queremos haceros partícipes de esto desde un primer momento, no sólo como lectores, sino también como colaboradores de nuestros proyectos. Actualmente, seguimos necesitando ilustradores que vayan dando forma a los paisajes, personajes y criaturas de Svalbard. Así que ya sabéis, si tenéis buen talento con el dibujo, escribidnos a cientosdeminions@gmail.com
¡Ah! Y no olvidéis nuestro concurso Cientos de Minions + Shadow Hunters, podéis ganar un ejemplar de este juego de rol. Para entrar en el sorteo, sólo tenéis que escribirnos un tweet a @CientosdMinions con el hashtag #hoyjuego, y decirnos a qué vais a jugar hoy. ¡Buena suerte!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Facebook comments:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>