Enciclopedia de las cosas que nunca existieron

“Hay un mundo
a la vuelta de la esquina de tu mente,
donde la realidad es un intruso
y los sueños se hacen realidad…

…Puedes escaparte hasta él a voluntad.
No necesitas contraseña secreta,
varita mágica ni lámpara de Aladino;
sólo hace falta imaginación
y curiosidad por…

…las cosas que nunca existieron.”

 

Voy a seros sincero: cualquier posible merito que vaya a tener ésta entrada no depende, en absoluto, de mi. Será que el verano, que por suerte o por desgracia tiende a finar ya, me inspira un cierto gusto nada sano por la procastinación, o que simplemente mis circumstancias personales hayan variado, de forma que el tiempo que puedo dedicar a nuestro blog. Mis disculpas por eso.

El tema es que, como decía, para esta entrada me he permitido evitar el ser creativo, o incluso el trabajar excesivamente. Además, tengo excusa, en la medida en que os traigo tres suspiros de una de las obras, no muy conocida por el público en general (o al menos, así lo creo) que a mi más me ha inspirado a lo largo de los años y, sobretodo, de la que más información he podido sacar de cara a nuestra afición. Hablo, por sacarlo ya, de la Enciclopedia de las Cosas que nunca existieron, de Michael Page y Robert Ingpen.

El libro del que hablamos, en realidad, responde bastante bien a lo que promete el título: una recopilación, con caracter enciclopédico, de todos aquellos referentes (mitológicos, folckloricos, literarios) que forman parte del imaginario colectivo de este grupito de gente que formamos la humanidad. Porque, aunque no es obviamente sistemático (seria absurdo esperarlo, al menos con sus 250 páginas entre las manos) si que la selección hecha por lo autores sobresale por su gusto y ámplia visión: dedican tanto espacio a tradiciones mitologicas occidentales (romana, griega, celta, hebrea) como a otras que, desde nuestro punto de vista, nos son menos conocidas: la iroquesa, la córnica, la púnica…

Resumiendo, vamos: que estamos delante de uno de esos libros que inspiran, dan ideas y nos permiten desdibujar esa fea línia que separa la inspiración de la vulgar copia. Y a lo que iba: en éste articulo voy a traeros, traducidas (pues solo tengo una edición en catalán de 1995, aunque me consta que en castellano hay alguna más moderna) tres entradas que, espero, os sirvan o bien para inspiraros o, simplemente, para que aprecieis un poco ésta obra de la que os hablo, si no la conocíais.

1. Tailrings.

Horrible gato artificial creado por una de las brujas de Salem para vengarse de sus torturadores. Cuando los puritanos comenzaron su caza de brujas una de ellas, que tenía como nombre de iniciada “Stramantis”, previó lo que le esperaba. Antes que los cazadores de brujas la arrestaran, ella capturó i mató un gato, al que rellenó con paja y poderosas hierbas. Le puso piedras lunares por ojos y le cambió las uñas por afiladas cuchillas. A continuación, realizó todos los ritos necesarios para dar vida a su creación i pronunció las palabras del hechizo de activación, excepto las últimas, que reservó para el momento en que los cazadores de brujas llegaron a su casa. Entonces, justo antes de que se hicieran con ella, gritó esas palabras que daban vida al gato y lo tiró por la ventana.

Después de la muerte de Stramantis el gato se encargó de vengarla, atacando a los cazadores en los bosques vecinos. Los que vieron el gato describieron sus grandes ojos de piedra brillante a la luz de la luna, y los anillos de la cola que le daban nombre. Ningún cazador era capaz de herirlo con una bala.

Muchos cazadores fueron victimas de las terribles garras de Tailrings, pero poco a poco los ataques fueron disminuyendo hasta que nadie volvió a verlo. Probablemente, la causa fué que poco a poco perdió la paja que rellenaba su piel.

2. Dama Kerith.

Sistema de alarma utilizado por Karith ben Khabala de Arabia, en epocas anteriores al Profeta del Islam. Karith se alió con los romanos contra los persas, que amenazaban naciones civilizadas con su codicia, y pasó gran parte de su vida dirigiendo sus ejércitos en el campo de batalla. Recibió grandes honores de los romanos, que lo hicieron patricio del Imperio, pero echaba de menos la paz y alegría de su bello palacio y su ciudad, Khirbat al-Baida. Por desgracia, descubrió que era imposible descuidar su seguridad, incluso dentro de su haren, porque los persas enviaban continuamente asesinos disfrazados para intentar matarlo.

Durante una batalla contra los persas, sus hombres capturaron una figura de mujer de tamaño natural. Estaba exquisitamente modelada con diferentes metales, esmeraldas por ojos y rubies en labios y pezones. Mientras los árabes la observaban, la figura abrió los labios de rubí y dijo: “Soy Dama Kerith y aviso a mi propietario de la traición”.

Esto dejo maravillados a los árabes, pero la figura no volvió a hablar ni contestar ninguna pregunta. Kharith se la llevó a su ciudad i la colocó en un pedestal cerca de las puertas de la ciudad, como símbolo de sus victorias sobre Persia.

La estatua no dijo nada durante meses, hasta que un dia un grupo de mercaderes entró en la ciudad en compañía de una caravana. Entonces Dama Kherith abrió los labios de repente y de su boca surgió un grito penetrante: “¡Alarma! ¡Alarma!”.

Continuó gritando, tan fuerte que despertó a toda la ciudad, hasta que los guardias arrestaron al grupo de mercaderes, que resultaron ser asesinos enviados para matar al noble Kharith ben Khabala.

A partir de entonces, Kharith trató con gran respeto a Dama Kherith y siempre tenía la figura en la puerta de su tienda o de su habitación. Pero, después de la muerte de Kharith, cuando Mahoma, hijo de Abdullah y Amina, predicaba la doctrina de Allah, los árabes consideraron que la figura no era mas que un ídolo pagano y fundieron a Dama Kherith.

3. Caverna de los Mares.

Enorme caverna submarina donde encuentran su destino final todos los barcos que desaparecen sin dejar rastro. Se desconoce su ubicación exacta, porque puede trasladarse de un oceano a otro. Probablemente, un remolino en la superficie del mar incida que la caverna acaba de pasar por esa zona, dejando un espacio vacío que el agua tiene que ocupar.

Es muy probable que la caverna se encuentre conectada de alguna forma con un lago situado en la cima de una montaña de Portugal. Muchos marineros creen que unos meses después de la desaparición de un barco este vuelve a emerger en las aguas del lago y navega por su superficie durante un tiempo. Si un investigador se situa en el borde del lago en el momento preciso, la tripulación podrá responder a sus preguntas y resolverá el misterio de la desaparición del barco. Después de ésta breve resurección el barco vuelve a hundirse y, muy probablemente, vuelve a la Caverna de los Mares.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Facebook comments:

2 thoughts on “Enciclopedia de las cosas que nunca existieron

  1. Uno de los libros que más me han inspirado a lo largo de toda mi vida en lo relacionado con literatura. Gracias a esta pequeña maravilla, yo conocí la saga de Ayesha, de Henry Ryder Haggard (lee la entrada acerca de “Kôr”) y otras grandes historias, como esa a la que haces referencia: el Tailrings.

    A ésta última criatura le he hecho más de siete referencias en mis novelas, e incluso me inventé una versión humanoide del bicho: el “Neckrings” (un humano decapitado al que se le rellena el pellejo de paja y se le vuelve a unir la cabeza con el cuerpo mediante anillos).

    El Tailrings y “la casa de los cazadores” son historias que me han tenido siempre muy inspirado. Las ilustraciones ayudaban mucho y la forma de contar las historias mucho más.

    Grande entrada la tuya ^_^

    • Voy a repasar las entradas que me comentas, ya que no me suenan y, viniendo de la Enciclopedia, seguro que vale la pena.

      Está claroq que este libro es una gran fuente de historias para mucha gente. Un punto más a su favor.

      Gracias por comentar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>